Génesis del Archivo.

Siendo Simón Bolívar (1783-1830) uno de los personajes más importante de la historia universal, cuya actuación pública durante apenas dos decenios (1810-1830) impactó de forma trascendental, directa e indirectamente, a todos los pueblos del continente americano, se esperaría pues, que la producción epistolar y documental del Padre de la Patria fuera extensa no solo en cantidad, sino también en temario; y hoy se puede estimar que toda esa creación emanada y/o escrita por “la cabeza de los milagros” asciende a más de 200.000 documentos. Si a esto se le agregan las cartas, oficios, poemas, memoriales y toda clase de documentos, manuscritos o impresos, dirigidos y/o relacionados con él, tenemos que el tema “Bolívar” podría abarcar varios centenares de kilómetros, tal como se mide hoy el contenido de los archivos. Todo este gran bagaje archivístico se encuentra hoy disperso en todo el mundo, desde archivos públicos y privados debidamente catalogados, hasta colecciones de particulares habidos de manera fraudulenta, e incluso con mezclas entre ambos extremos.

Fue el mismo Bolívar quien dio inicio a la tarea de organizar su archivo personal. Se dice que este empeño del Libertador comenzó desde el inicio de la Campaña Admirable (mayo de 1813) [1], cuando actuaba bajo las órdenes del Gobierno de Nueva Granada. En el archivo debían conservarse las cartas y comunicaciones, particulares y oficiales, que se dirigían al Libertador. Pero, además, quiso Bolívar que tanto en la Secretaría como en el Estado Mayor se llevaran los cuadernos de copia de oficios, comunicaciones y disposiciones que dictaba él mismo, o los Secretarios bajo sus órdenes, con distintos destinatarios; la tradición histórica refiere que el Libertador tenía la capacidad de dictar hasta tres cartas al mismo tiempo. Toda esta actividad supondría el empleo de varios secretarios particulares, edecanes y/o amanuenses, que tendrían la responsabilidad, no solo de escribir lo dictado u ordenado, sino de organizar y resguardar el archivo. Por eso hoy conocemos documentos firmados por Bolívar, pero con letra de varios de estos asistentes y ayudantes, tales como: Capitán Jacinto Martel, Coronel Juan José (o Nepomuceno) Santana, General Diego Ibarra, General José Gabriel Pérez, etc.




[1] Lecuna, Vicente. La Casa Natal del Libertador. Caracas, 1954. Pág. 55.


Share this:

CONVERSATION

0 comentarios :

Publicar un comentario