¡Por fin! El Archivo de Miranda vuelve a Venezuela, como él lo dispuso.


Como una alegoría al descubrimiento de América fue que el Dr. Caracciolo Parra Pérez narró en varias ocasiones las circunstancias que privaron en el “descubrimiento” del archivo de Francisco de Miranda en Londres en 1925; y asignándole un papel homónimo a la de los protagonistas de la primera historia, explicó cuál fue la intervención de cada uno de los personajes de la que nos atañe.

Contó el Dr., Parra Pérez[1] que a finales del dicho año se encontraba en Londres, realizando sus investigaciones históricas en el Public Record Oficce[2] cuando Director adjunto de esta institución, Alfred Edward Stamp, le informa que en la propiedad del Conde Bathurst en Cirencester se localizaron manuscritos relativos a Miranda y que esta información era manejada desde 1922 por el profesor norteamericano William Spence Robertson quien ya había tenido el permiso de Seymour Henry Bathurst para revisarlos. En razón de que el Dr. Parra Pérez se desempeñaba como Encargado de Negocios de Venezuela en Suiza, no podía realizar el viaje a la ciudad de Cirencester, pues debía regresar a la ciudad de Berna, por lo que comisionó a Alberto Adriani para que en su lugar realizara el viaje e inspeccionara los citados documentos ya que este se encontraba en Londres profundizando sus estudios en materias importantes de la profesión de Economista, luego de haber servido como Secretario de la Delegación Venezolana ante la Sociedad de Naciones. Luego de las acostumbradas formas inglesas de atención y amabilidad, Adriani pudo constatar que los tales papeles eran el mismísimo archivo del Precursor de la independencia hispanoamericana Francisco de Miranda, por lo que el 9 de diciembre de 1925 escribió un informe al Dr. Parra Pérez detallando la comisión. Solo podemos imaginar la emoción que asalto a Caracciolo Parra Pérez, quien desde 1917 buscó, rebuscó y trasteó el paso de Miranda por Francia, Austria, Suecia, Noruega y Rusia y la sazón lo encontraba haciendo por Inglaterra.

Algún tiempo después, y por gestiones del mismo señor Stamp, Parra Pérez logro que el Conde Bathurst enviara a las oficinas del Public Record Oficce la totalidad de los documentos del Generalísimo, por lo que pudo constatar personalmente la autenticidad del archivo, y por lo tanto la importancia que revestía para la cultura venezolana acceder a esa información perdida desde 1812 y a la cual Miranda mismo había dispuesto que se enviara a Caracas luego de su muerte. Inicialmente trató Parra Pérez de orientar la adquisición del archivo de Miranda por la vía del derecho legítimo que tenía Venezuela sobre aquellos documentos, en atención al testamento del Precursor fechado en 1805[3] y ratificado en 1810. Sin embargo, y en atención al consejo dado por el señor Stamp de que no se pusiera en tela de juicio la propiedad del Conde Bathurst sobre los papeles de Miranda ya que en Inglaterra “posesión vale siempre título”, debía el gobierno venezolano más bien comprarlos al noble inglés, ya que de otro modo alguna universidad de los Estados Unidos lo haría por insinuación del profesor Robertson. Esto causó la natural alarma al Dr. Parra Pérez, quien de inmediato notificó por cartas a las autoridades venezolanas la existencia e importancia del archivo de Miranda. En una de tales cartas dice, el 9 de abril de 1926, Para Pérez a Pedro Itriago Chacín, Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela:
Lord Bathurst parece dispuesto a vender los papeles y es probable que consienta en acordar al Gobierno de Venezuela la preferencia para su adquisición. Por desgracia, debe tenerse en cuenta que el Profesor Robertson está en capacidad de interesar a algunas ricas bibliotecas de los Estados Unidos en el asunto. Es urgente, pues, que podamos decir al Lord la intención del Benemérito General Gómez de no dejar escapara la ocasión devolver a Venezuela un tesoro incomparable que constituye un verdadero patrimonio nacional.”[4].

 Previo a esta, el Dr. Diógenes Escalante, Embajador de Venezuela en Inglaterra, se interesa en el asunto, y el 6 de abril de 1926 le dice al Presidente Juan Vicente Gómez:
Por el honor de nuestro país, cuna del Generalísimo, no es posible que el archivo de Miranda continúe en el olvido actual o que vaya a para a extrañas manos que lo exploten con fines particulares, según me ha informado el Doctor Parra Pérez, Lord Bathurst, propietario del archivo, parece dispuesto a venderlo por un precio que puede ser de 2.000 a 3.000 libras esterlinas. Hay un competidor muy peligroso en la persona del profesor norteamericano Robertson (autor de un libro sobre Miranda) quien tuvo ocasión de estudiar el archivo y encontrará fácilmente en cualquier Universidad de los Estados Unidos los fondos necesarios para adquirirlo.”

Felizmente para Venezuela, para el 25 de mayo el Dr. Parra Pérez recibe la noticia de que el Gobierno acordó la adquisición del Archivo de Miranda por la suma establecida por el propietario; y el 7 de julio de 1926 nuestro diligente representante en estas gestiones informaba al Presidente Gómez que “por órgano de Escalante (…) entregué a Lord Bathurst las 3.000 libras que usted tuvo a bien enviarme por medio del Doctor Arcaya, para adquirir el archivo del Generalísimo Miranda, para la Nación.” La valiosa adquisición se enviaría a Venezuela pasando primero por Paris, donde Parra Pérez tendría la ocasión de estudiarla detenidamente para acopiar información para sus libros en preparación. Finalmente, en noviembre de 1926 llegan a Caracas los 63 tomos del archivo de Miranda, perdido durante 124 años, con destino a ser resguardados en la Academia Nacional de la Historia, según decreto presidencial del 24 de julio de 1926. En enero de 1927 se publicó, por cuenta del Ministerio de Instrucción Pública, el índice del archivo de Miranda con el objeto de hacerlo circular profusamente en Venezuela y en el extranjero; y para el 24 de julio de 1927 la Presidencia de la República dicta un Decreto por el cual se dispone proceder a la publicación del Archivo del Generalísimo Francisco de Miranda, para lo cual se  dispuso que se editase en tomos de cuatrocientas páginas, en 8° mayor, con tiraje de cinco mil ejemplares cada uno, lo cual se realizó en 1929 y 1950.

El Dr., Parra Pérez cierra su relato alegórico sobre el “descubrimiento” del Archivo del Generalísimo con estas notas:
“Así, pues, la historia puede, en cuanto me concierne, resumirse en las siguientes preguntas y en sus debidas respuestas:
a) ¿Quién “descubrió” y señaló la existencia de papeles de Miranda entre los del tercer Conde Bathurst, en el Castillo de Cirencester?
-Mr. A. E. Stamp, del Public Record Oficce, de Londres.

b) ¿Quién examinó luego, e “identificó” los papeles en cuestión?
-El Profesor Willian Spencer Robertson, de la Universidad de Urbana (Illinois).

c) ¿Qué venezolano conoció la existencia de los papeles e hizo que el Gobierno de Venezuela los adquiriese?
-El suscrito, quien tuvo comunicación directa de Mr. Stamp (…).

d) ¿Cuál fue la participación del malogrado y carísimo Alberto Adriani en aquella jornada?
-Ir al castillo de Cirencester, a ruego del suscrito y para precisarle informes del famoso hallazgo (…).”

El 9 de octubre de 1953 el Ministerio de Relaciones Interiores, por medio de la Dirección del Ceremonial y Acervo Histórico de la Nación, informa a la Academia Nacional de la Historia que el Presidente de la República ha resuelto donarle y poner a disposición de esta institución un Arca, cuya ejecución fue ordenada por el Gobierno Nacional, el 22 de julio de 1949, a fin de conservar en ella el Archivo de Miranda, cuyo busto remata la parte superior de dicha arca. En esta hermosa arca permanecerá el Archivo de Miranda durante 57 años hasta que otra decisión presidencial dispuso otra ubicación.




Fuentes:
Spence Robertson, William: La Vida de Miranda. Traducción original de Julio E. Payró. Segunda edición revisada y compulsada por Pedro Grases. Publicaciones del Banco Industrial de Venezuela, 1982.
Carbonell, José A: William Spence Robertson, Historiador Norteamericano; en Boletín de la Academia nacional de la Historia de Venezuela, tomo LVII, Abrí-junio de 1974, N° 223, págs. 262-277.
Henríquez Uzcátegui, Gloria: Los Papeles de Miranda. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. Caracas/1984.
Parra Pérez, Caracciolo: Las Peripecias del Descubrimiento del archivo de Miranda. Revista Nacional de Cultura. Caracas-Venezuela, N° 89 noviembre-diciembre de 1951, págs. 35-44.
INFORME QUE PRESENTA LA ACADEMIA NACIONAL DE LA HISTORIA SOBRE LA GUARDA Y CUSTODIA DEL ARCHIVO DEL GENERALISIMO FRANCISCO DE MIRANDA CON OCASION DE LA ENTREGA AL ARCHIVO GENERAL DE LA NACION. (Noviembre de 1926 – Mayo 2010), consultado en la página web http://www.anhvenezuela.org.ve/colecciones/archivo-de-miranda el 15-05-2017



[1] Una de las muchas veces que lo hizo fue en la Revista Nacional de Cultura, N° 89 noviembre-diciembre de 1951, paginas 35-44.
[2] Oficina del Registro Público que desde el año 2003 se fusionó con otra institución llamada Comisión Real de Manuscritos Históricos para formar los Archivos Nacional.
[4]Citado por Henríquez Uzcátegui, Gloria: Los Papeles de Miranda. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. Caracas/1984; pág.. 117.

Share this:

CONVERSATION

0 comentarios :

Publicar un comentario