Archivo de Miranda-Memoria del Mundo.

Francisco de Miranda, oleo sobre tela de Cirilo Almeida Crespo en 1912
A Francisco de Miranda se le ha llamado con justicia “El Primer Latinoamericano Universal”, calificación todavía muy pequeña para significar la acción libertaria sin fronteras que guio a este caraqueño durante 45 años.  Este venezolano es, a su vez y por curioso derecho propio, el más mítico de los personajes de la historia latinoamericana. Entorno al él se ha tejido y elaborado un enmarañado mito. Y el mito, cumpliendo su misión histórica de satisfacer irracionales pulsiones que demandan los imaginarios colectivos de los pueblos, se ha encargado de transmutar al personaje de carne y hueso en una leyenda, a veces sugerente y exaltada pero casi siempre acomodaticia y falsificada. Solo él es capaz de desenmarañar ese mito para hacernos comprender la realidad de los hechos y el contexto del tiempo que le tocaron vivir; y afortunadamente desde 1926 se tiene su testimonio, y el de muchos de los personajes que le conocieron a lo largo de miles de kilómetros recorridos en los cuatro continentes, conservados entre 126 cubiertas que guardan de su archivo personal al que él mismo tituló “Colombeia” como indicio de que todo su accionar estaba orientado por una razón: la libertad del “nuevo mundo”.

Para ofrecer y al mismo tiempo garantizar que esos testimonios de primera mano sean accesibles a la humanidad, quien se halla en una constate búsqueda y reinterpretación del termino libertad, desde el año 2007 los 63 tomos que componen el Archivo de Miranda fueron incluidos en el Registro de la Memoria del Mundo como nueva prueba de la universalidad del pensamiento y acción del Precursor de la Independencia Hispanoamericana.

¿QUÉ ES EL PROGRAMA MEMORIA DEL MUNDO?

El Programa Memoria del Mundo es una iniciativa de la UNESCO creada en 1992 y destinada a preservar el patrimonio documental del mundo –albergado en bibliotecas, archivos y museos-  como símbolo de la memoria colectiva de la humanidad. Este patrimonio refleja la diversidad de los pueblos, las culturas y los idiomas, pertenece a todos y debe ser plenamente preservado, protegido y accesible en forma permanente y sin obstáculos.

El primer objetivo del Programa es asegurar la preservación, por los medios más apropiados, de la herencia documental que tiene significado mundial y fomentar la preservación del Patrimonio Documental de importancia nacional y regional.

Otro elemento del Programa es lograr la concienciación en los Estados Miembros de su herencia documental, en particular, aspectos de ese patrimonio que sean significativos en términos de una memoria mundial común.

El Programa busca desarrollar productos basados en esta herencia documental y ponerlos a disposición para una amplia distribución, asegurándose que los originales se mantengan en las mejores condiciones posibles de conservación y seguridad.

La Memoria del Mundo es la memoria colectiva y documentada de los pueblos del mundo que, a su vez, representa buena parte del patrimonio cultural mundial. Traza la evolución del pensamiento, de los descubrimientos y de los logros de la sociedad humana. Es el legado del pasado a la comunidad mundial presente y futura.

La Memoria del Mundo se encuentra en gran medida en las bibliotecas, los archivos, los museos y los lugares de custodia existentes en todo el planeta y lamentablemente, un elevado porcentaje de ella corre peligro en la actualidad. Los peligros son múltiples. Por estar compuesto sobre todo de materiales naturales, sintéticos u orgánicos sujetos a la inestabilidad y la descomposición químicas, el patrimonio documental está permanentemente expuesto a los efectos de las calamidades naturales, como las inundaciones y los incendios; a los desastres provocados por el hombre, como los saqueos, accidentes o guerras, y al deterioro gradual que puede deberse a la ignorancia o a la negligencia que hacen que no se le provea del cuidado básico, ni se almacene o proteja debidamente. En el caso de los materiales audiovisuales y electrónicos, también se producen pérdidas por la obsolescencia técnica ocasionada con frecuencia por imperativos comerciales a los que no se atiende sin concebir a cambio materiales o tecnologías más estables con fines de preservación.

El Programa Memoria del Mundo determina el patrimonio documental de importancia internacional, regional y nacional; lo inscribe en un registro, y otorga un logotipo para identificarlo. Facilita asimismo su preservación y el acceso sin discriminación. Además, organiza campañas para sensibilizar sobre el patrimonio documental, alertar a los poderes públicos, a los ciudadanos y a los sectores empresarial y comercial de las necesidades de preservación y para recaudar fondos.

El Programa Memoria del Mundo es un proyecto verdaderamente internacional con una secretaría central, comités internacionales, regionales y nacionales y asociados en los sectores gubernamentales, profesionales y empresariales, lo que le permite mantener una perspectiva global que abarca todos los países y pueblos, cuyos esfuerzos colectivos serán necesarios para conseguir que la Memoria se conserve sin distorsiones ni pérdidas.

El Programa Memoria del Mundo tiene tres objetivos principales:

a) Facilitar la preservación del patrimonio documental mundial mediante las técnicas más adecuadas, lo cual se puede hacer prestando directamente asistencia práctica, difundiendo consejos e información fomentando la formación, o bien asociando patrocinadores a proyectos oportunos y apropiados.

b) Facilitar el acceso universal al patrimonio documental, mediante actividades consistentes en promover la producción de copias numeradas y catálogos consultables en Internet y en publicar y distribuir libros, CD, DVD y otros productos de manera tan amplia y equitativa como sea posible.

c) Crear una mayor conciencia en todo el mundo de la existencia y la importancia del patrimonio documental, para lo cual se recurre a ampliar los registros de la Memoria del Mundo y a utilizar en mayor medida los instrumentos y las publicaciones de promoción e información. La preservación y el acceso no sólo son complementarios, sino que contribuyen a la sensibilización, ya que la demanda de acceso estimula la labor de preservación. Para ello se fomenta la producción de copias de acceso para evitar una excesiva manipulación de los documentos a preservar.

EL REGISTRO DE LA MEMORIA DEL MUNDO DE LA UNESCO

El Registro de la Memoria del Mundo es una lista del patrimonio documental que ha sido aprobado por el Comité Consultivo Internacional y ratificado por el Director General de la UNESCO como elemento que cumple los criterios de selección del patrimonio documental considerado de importancia mundial. Mediante este reconocimiento, el patrimonio documental pasa a ser protegido y difundido como tal.

Las propuestas de inscripción en el registro pueden ser presentadas por cualquier individuo u organización, incluidos los gobiernos y las ONG, aunque se dará prioridad a las propuestas presentadas por el correspondiente comité regional o nacional de la Memoria del Mundo, de haberlo, o bien por su conducto, o en caso contrario mediante la Comisión Nacional para la UNESCO competente. Asimismo, se dará prioridad al patrimonio documental que esté amenazado. Por regla general, estas propuestas se limitarán a dos por país cada dos años. En América Latina y Caribe, 26 países tienen más de 50 registros en el Programa Memoria del Mundo; en el caso de Venezuela tres son los fondos documentales que tiene en el Registro de la Memoria del Mundo:

1) Escritos del Libertador Simón Bolívar (creemos que este registro debería llamarse Archivo del Libertador Simón Bolívar) propuesto por el Archivo General de la Nación, en cuya sede se conserva hoy, e inscrito en 1997;

2) Colección de fotografías latinoamericanas del siglo XIX, también inscrito en 1997 a instancias de la Biblioteca Nacional en cuya sede se conserva, y

3) Colombeia: Archivos del generalísimo Francisco de Miranda, propuesto por la Academia Nacional de la Historia, quien era su custodio pata la fecha, e inscrito en 2007 y conservado también hoy en el Archivo General de la Nación.

El Archivo de Miranda es uno de los conjuntos documentales más importantes para el estudio de tres procesos históricos trascendentales para la humanidad: la Independencia de Estados Unidos, la Revolución Francesa y la Independencia Hispanoamericana.  El único propósito de Francisco de Miranda fue conservarlos como fuente documental para los estudiosos del futuro, y ese propósito es auspiciado como Memoria del Mundo.

Share this:

CONVERSATION

0 comentarios :

Publicar un comentario